5 artefactos que más energía consumen cuando están apagados

/ / Hogar

 

En los tiempos que corren, es de suma importancia cuidar la electricidad. No nos referimos sólo al ámbito económico, sino también al aspecto medioambiental. Desafortunadamente, comprar bombillas LED o halógenas – además de apagar las luces de las habitaciones desocupadas – no es suficiente. La cuenta de la luz mantiene su tarifa, ya que hay artefactos eléctricos que realizan lo que se denomina “consumo vampiro”; es decir que, aunque estén apagados, por el mero hecho de estar enchufados gastan energía. Esto se traduce en un porcentaje significativo de consumo “vacío”, que implica un desperdicio de recursos ecológicos y representa un gasto para nuestro bolsillo. Veamos cuáles son:

1. Computador de escritorio: a veces tenemos el PC encendido durante horas sin utilizarlo. Debes saber que aunque se encuentre en modo “dormido”, el consumo eléctrico llega a 21,1w. Sin embargo, en el caso de estar encendido, aunque no se este haciendo nada e incluso teniendo el monitor apagado, podría gastar 73,9w por hora.

2. Decodificador de TV cable: cada compañía de cable ofrece diferentes decodificadores, los cuales requieren distintas cantidades de energía. Sin embargo, todos ellos comparten la característica de continuar el consumo aún estando apagados. Uno de éstos artefactos eléctricos puede llegar a los 43,4w por hora.

3. Microondas: estos aparatos son muy útiles para calentar, descongelar e incluso cocinar preparaciones. Sin uso, un microondas consume aproximadamente 3,8w. Lo curioso es que gasta hasta 8 veces más sólo por tener la puerta abierta (25w/hr).

4. Notebook o laptop: los computadores portátiles poseen una batería; sin embargo, solemos usarlos enchufados para evitar que ésta se descargue y apague. Un laptop apagado, pero enchufado, puede llegar a consumir 8,9 w/hr, y en modo hibernación alcanzará fácilmente los 15,7w.

5. Consola de videojuegos: apagada, pero enchufada, consume 1w, sin embargo, si se la deja en modo “lista para usar” su gasto llega a los 23w.

Esta información fue recogida de un largo estudio llevado a cabo por el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley – del Departamento de Energía de Estados Unidos – el año 2008, y la cantidad de watts mencionados por cada artefacto supone su gasto por hora.

Para evitar el consumo vampiro de nuestros artefactos eléctricos, con el consiguiente desperdicio de dinero en la cuenta de luz, debemos poner especial atención a aquellos antes mencionados, procurando desenchufarlos apenas dejemos de utilizarlos. Después de todo, no cuesta nada volver a conectarlos al toma-corriente sólo cuando requiramos nuevamente de su uso. De esta forma, le haremos un favor al planeta y también a nuestro bolsillo.

ComparteShare on FacebookTweet about this on Twitter