¿Qué significa el número de hilos de la sábana?

/ / Dormitorio Hogar

La calidad del sueño se relaciona con diversos factores, entre ellos los elementos presentes en nuestra cama. Por este motivo, debemos elegir almohadas, cubrecamas y sábanas adecuadas, que faciliten un buen descanso y se adapten a los movimientos que realizamos mientras dormimos.

A la hora de comprar ropa de cama, solemos considerar factores como el largo y ancho, la tela utilizada para su fabricación, los colores y diseños, pero no profundizamos respecto a los hilos de la sábana, porque no entendemos muy bien cuál es su relevancia en la calidad del producto.

Si tienes algunas dudas respecto de cómo elegir las sábanas, qué significan los números asociados a los hilos y en qué influye en la ropa de cama, a continuación podrás aclarar tus interrogantes:

¿En qué consiste la medición de los hilos de la sábana?

Contar los hilos tiene que ver con cuántos de ellos pueden ser encontrados en una pulgada cuadrada de tela (6.45 cm²). En palabras simples, este concepto se asocia a la medición de hilos horizontales y verticales presentes en el género.

A mayor cantidad de hilos, ¿mejor calidad?

Algunas marcas y distribuidores de ropa de cama aseguran que la cantidad de hilos es determinante en una sábana y que mientras los números sean altos, el producto será mejor. De ese modo suele justificarse el elevado costo por aquellas que, en teoría, son de calidad superior.

En la década del 60 se asociaba la cantidad de hilos con el lujo. Aquellas que tenían más de 180 eran consideradas excelentes.

En el presente, quienes piensan que un número mayor de hilos se asocia a una mejor calidad textil, está equivocado. Esta cifra sirve para medir el grosor y su densidad, el tipo de tela utilizado y el proceso de tejido al cual fue sometido. Es necesario considerar que una sábana con demasiados hilos puede resultar incómoda, ya que su densidad aumenta y en algunos casos se siente pesada o desagradable al tacto.

¿Qué cantidad de hilos es recomendable?

En promedio, una sábana estándar posee 120 hilos (60 verticales y 60 horizontales) y aunque algunas pueden llegar a contener más de 1000 por pulgada cuadrada, se recomienda elegir aquellas que tengan entre 180 y 420. La primera cifra es – según los expertos – la que mayor rendimiento ofrece, ya que se adapta mejor a los colchones sin otorgar demasiada rigidez. Además, se encoge menos en el proceso de lavado.

Por el contrario, aquellas que superen los 500 son rígidas y algo ásperas. Por lo tanto la fórmula es: a mayor cantidad de hilos la sábana será más pesada, aunque tampoco se recomienda optar por las que tienen una cantidad menor a 100.

Los hilos de la sábana son un aspecto que se debe considerar siempre a la hora de comprarlas. Sin embargo, no son determinantes en cuanto a calidad, sino que se relacionan con la comodidad y las preferencias de cada persona. Por eso, la mejor forma de escogerlas es siempre probar el roce con la piel: es el mejor indicativo de cuánta comodidad brindarán a quien las utilice.

ComparteShare on FacebookTweet about this on Twitter